Tel: (502) 2384-1471
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Casa Hogar (Internado):

Buscamos hacer de ellos una esperanza para nuestra sociedad, forjadores de un mundo más justo y más acordes a los principios cristianos.

La mayoría de nuestros muchachos de casa hogar provienen del interior del país, algunos huérfanos y de escasos recursos, a quienes el mismo Dios ha puesto en nuestras manos para brindarles calor humano y la ayuda necesaria en su formación. Aquí les ofrecemos su alimentación, techo, sus estudios tanto de básico como de diversificado y formación técnica en algunos campos ya definidos.

 
 
Colegio:

Ofrecemos una formación integral a los jóvenes, incluyendo la educación de básicos y diversificado, formación con los principios católicos, morales, cívicos y técnicos contribuyendo en formar ciudadanos responsables para el futuro de las familias y el de la sociedad guatemalteca.
 
 
 
 
 
Talleres:

En el Centro Vocacional San José también se imparte a los jóvenes de casa hogar y a jóvenes externos, diferentes talleres en ramas como Soldadura básica e industrial, Electricidad domiciliar e Industrial, Mecánica Automotriz, Carpintería y Panadería. Los cursos son Impartidos con la asesoría del Intecap.
 
 
Casa de retiros "Padre Arturo D'Onofrio":

Un espacio apropiado para la evangelización, el cual favorece el crecimiento en la relación con Dios, consigo mismo, con la familia, con la Iglesia y con la sociedad.
 
 
 
 
 
Misioneros de la Divina Redención:

Somos una congregación Religiosa de Derecho Pontificio fundada por el Siervo de Dios Arturo D´Onofrio (1914-2006) en 1954 (Italia). Nuestro Carisma consiste en el “anuncio del misterio de la Redención a la juventud pobre, huérfana y abandonada, cuidando la educación integral que comprende la promoción humana, cristiana, religiosa, moral, civil, intelectual y profesional, según los principios de una sana pedagogía para una provechosa inserción en la sociedad” (Const. 4). Nuestra espiritualidad está fundamentada en la contemplación y vivencia del Misterio Pascual del que emana el carisma redentor. Devoción eucarística, filiación mariana, y fidelidad al Papa y al Magisterio de la Iglesia son características del espíritu de nuestra comunidad.